Texto

"Allá donde me lleve la Imaginación..."

17 enero 2014

Albóndigas en salsa de tomate y piminetos de piquillo





Siempre he pensado que hay que cuidarse, pero no sólo por estar bien físicamente, (ésto es secundario) sino especialmente por salud, así que hay que pensar en recetas que nos sacien, contengan poca grasa y resulten atractivas a nuestro paladar, por eso si queréis comer sano y quedar saciados, creo que estas albóndigas de pavo y pollo os van a encantar. 

Espero que os guste,  su elaboración no tiene ninguna complicación y el resultado es bastante bueno, en casa han gustado muchísimo!!

Vamos a ponernos manos a la obra...




INGREDIENTES:




ELABORACIÓN:



En primer lugar en un recipiente, empapamos las dos rebanadas de pan de molde con un chorrito generoso de leche y lo dejamos unos 10 minutos mientras, en un bol mezclamos: la carne picada (en mi caso de pavo y pollo) con la pimienta negra, perejil, cebolla en polvo y sal, después añadiremos el huevo batido y finalmente el pan de molde previamente escurrido. Mezclamos todo muy bien con las manos, hasta que quede una masa homogénea y a continuación nos dispondremos a darle forma a nuestras futuras albóndigas.

Una vez listas las bolitas, las echaremos en una sartén con un hilo de aceite de oliva y a fuego suave (en vitrocerámica entre el número 4 – 5) sólo les daremos una pasadita por la sartén (con ayuda de una cuchara de madera iremos dándoles la vuelta para que se doren por todos lados), ya que luego las mezclaremos con la salsa y las cocinaremos más tiempo, para que se acaben de hacer del todo.

Una vez pasadas todas por la sartén, las retiramos a un plato y reservamos. Ahora es el turno de la salsa, en primer lugar vamos a dorar los ajos en la sartén echando una cucharada y media de aceite de oliva, una vez que se doren, los retiramos y reservamos, después echamos la cebolla troceada y una vez que esté pochada (aproximadamente unos 12 minutos), la retiramos y reservamos.

En el vaso de la batidora añadiremos: los tomates pelados y troceados, los pimientos de piquillo incluido su jugo, el tomate frito, la cebolla, los dientes de ajos y una pizca de sal, lo trituramos todo hasta que quede una salsa lisa, sin grumos, a continuación vertemos esta salsa en una olla a fuego medio, añadimos los 150ml de caldo de pollo y una cucharadita de orégano, dejamos que todo se cocine durante unos 18 – 20 minutos, removiendo de vez en cuando.

Finalmente añadiremos las albóndigas a la salsa y bajamos el fuego (fuego suave, en vitrocerámica el número 4) y taparemos la olla, el tiempo de cocción de las albóndigas con la salsa será de aproximadamente unos 10 minutos.

Y… tachán!! Ya tenéis vuestras albóndigas, sabrosas y deliciosas, en casa han sido todo un éxito, literalmente han volado del plato!!

Espero que os haya gustado la receta de hoy y que especialmente os animéis a prepararla, porque es fácil y está deliciosa. Buen provecho!! Nos vemos pronto con otra nueva receta. Pasadlo bien!!!!



NOTAS:

- He utilizado carne picada mixta: pavo y pollo, pero podéis utilizar la de ternera e incluso la de cerdo, sólo que con la carne de cerdo, el plato sube de calorías, je,je…

- Puede que a la hora de darle forma a las albóndigas os cueste un poco, así que os aconsejo que os echéis en las manos un poco de aceite y  así no se os pegará la masa y será mucho más fácil darles la forma.

- En cuanto a la leche que he utilizado para hacer las albóndigas ha sido semidesnatada, también podéis utilizar leche desnatada.

- El pan de molde para elaborar las albóndigas lo he utilizado sin corteza.

- A la hora de elaborar la salsa, si nos os gusta el orégano le podéis echar albahaca, que también le va muy bien.

- Con estas cantidades me han salido 14 albóndigas, aunque también depende del tamaño que las hagáis.















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por pasar y comentar!! me hace muchísima ilusión saber vuestras opiniones!!